Técnicas de enseñanza del ingles II

ANÁLISIS DE LAS TÉCNICAS

El análisis que a continuación se presenta surge de un estudio realizado en tres Colegios Rurales Agrupados (CRA), que reúnen un total de veinticinco escuelas unitarias, en la zona del Baixo Miño gallego (O Rosal que tiene cinco unitarias, Tomiño con doce unitarias y Tui que tiene nueve unitarias). Las técnicas se han clasificado partiendo del material obtenido a través de dos fuentes. Por un lado, una serie de observaciones no participantes realizadas por la investigadora a lo largo de las cuales tomó una serie de notas, a modo de diario, que describían las situaciones indagadas. Por otro lado, se realizaron grabaciones de vídeo que mostraban todo el proceso didáctico que se desarrollaba en el aula, permitiendo un examen muy detallado gracias a la posibilidad de repetición. Con ambas herramientas se realizó un análisis exhaustivo para tratar de describir todas aquellas técnicas y recursos que los profesores utilizan en sus dinámicas cotidianas de enseñanza en el aula. Antes de describir los resultados de la investigación puede ser interesante presentar, para tener una visión de conjunto, una tabla general que los muestre en su totalidad.

  

Como se puede observar los valores contenidos en los tres centros son muysimilares en la mayoría de los casos. Esto implica que las técnicas utilizadas porlos profesores son las mismas a pesar de que no hay ningún tipo de coordinacióno incluso relación entre ellos. También es interesante señalar que estos resultadossiguen el mismo patrón que los obtenidos en estudios anteriores realizadas por estainvestigadora. Todo esto nos indica que existen unas pautas de actuación generalesaplicables a esta etapa que deben marcar la línea de trabajo del profesorado deeste nivel.

Las observaciones muestran que el recurso más manejado por los profesores objeto de este estudio resulta ser la mímica, que es utilizada para facilitar la comprensión de los términos. Esta técnica se utiliza por igual en todos los niveles y acompaña a otras dinámicas como son los cuentos, las rimas o las canciones. En su mayor parte es utilizada por los profesores debido a la edad de los niños, pero su uso continuado permite poco a poco que ellos mismos la vayan utilizando y también pase a formar parte de sus actividades. Además, la mímica es muy motivadora, a los niños les resulta muy familiar, pues es parte su vida desde una edad muy temprana, facilita la confianza en sí mismos, les ayuda a interrelacionarse, atiende a la diversidad, les permite personalizar la lengua y reflejarla en un contexto determinado, cambia el ritmo de la lección etc. (Phillips, 1999: 6)

Asimismo, con los niños de estas edades es imprescindible utilizar la mímica y los gestos para facilitar la comprensión del vocabulario y motivarles hacia nuevos aprendizajes. Tampoco podemos olvidar que resulta muy importante para captar su atención y, además, se divierten mucho. La utilización de la mímica y la dramatización de una manera tan destacada por parte del profesorado, en sus dinámicas de aula, produce la participación de los niños. Éstos van copiando sus gestos y perdiendo su vergüenza inicial, participando cada vez más gracias a la facilidad que tienen para ello; como señala Rivers, los niños pequeños «Love to imitate and mime; they are uninhibited in acting out roles» (en Broughton y otros, 1978, 169).

Los datos generales, por tanto, indican que la técnica más utilizada en los tres CRA es la mímica, con un 22,10% del total. Este resultado no es de extrañar, puesto que es uno de los recursos más usado en general por todos los profesores de lenguas extranjeras, ya que nos ayuda a aportar el significado de palabras y expresiones que los alumnos no conocen. Asimismo, completa el significado apoyando la expresión oral lo que refuerza la comprensión máxime con unos niños tan pequeños que parten de cero en el conocimiento de la lengua extranjera y, además, no tienen otro tipo de estrategias cognitivas que les permitan completar esa comprensión rellenando las posibles lagunas; es también, un modo de evitar la traducción y el uso de la lengua materna, permitiendo incluso la utilización única de la segunda lengua sin que por ello se dificulte o impida la comprensión.

Los datos por CRA coinciden también en los tres casos, aunque con pequeñas variaciones en porcentaje, así O Rosal presenta un 22,43%, Tomiño un 27,23% y Tui un 17,03%. El segundo recurso más empleado son los pictogramas, con un 9,22%, pues al igual que en el caso anterior, facilitan la comprensión aclarando el significado de palabras que se entienden gracias al dibujo representado, evitando así la traducción. El soporte visual es importantísimo ya que en la actualidad el aprendizaje a pasado de ser auditivo a ser fundamentalmente visual y más aún en esta etapa, ya que para un niño de infantil tiene que ser todo visto, tocado y casi olido. Si analizamos los resultados individuales existen pequeñas variaciones, ya que esta práctica no ocupa el segundo lugar en todos ellos, en O Rosal sí lo hace con un 10,28%, en Tomiño ocupa el tercer lugar con el 8,38%, y en Tui el cuarto, con el 8,73%.

Es normal que estas dos tácticas de actuación docente sean las que más se repiten en las dinámicas del profesorado pues acompañan o complementan muchas de las técnicas más recurrentes en estos niveles multiplicando así su presencia en el aula. Tampoco resulta chocante que el tercer lugar, con el 8,43%, lo ocupen las actividades orales de repetición, dado que la repetición constituye la base para la memorización, tanto en esta etapa como en cursos superiores; el único modo de que los niños aprendan el vocabulario y las expresiones es repitiéndolo de muchos modos diferentes y en numerosas ocasiones. En O Rosal esta técnica ocupa ese mismo lugar, con el 8,33%, en Tomiño se encuentra en el cuarto lugar, con el 7,85% y en Tui en el quinto, con el 9,17%. La repetición citada antes es, además, clave en el aprendizaje de una lengua en todos los niveles, pero más aún en las etapas iniciales, donde todo el aprendizaje depende directamente del profesor, ya que el alumnado no es autónomo. Como afirman, Dickinson (1987: 83): «I think that learners are autonomous or on the way to become autonomous when they are more in control of their own learning» o Ellis y Sinclair (1988, 74) «The concept of learner autonomy is related to learner training in which it aims to provide learners with the ability to take on more responsibility for their own learning. This ability involves both strategies and confidence » y, aunque estas características aún no están presentes en esta etapa, es ya un buen momento para iniciar esta filosofía de la enseñanza que les permitirá ser libres en su aprendizaje y a la vez mucho más responsables del mismo. El psicólogo Ebbinghaus (1850-1967) demostró que la facilidad de reproducir los recuerdos es directamente proporcional a la fuerza con que los mismos están grabados en nuestra mente y que su aplicación se hace más profunda a través de la repetición sistemática. Si aplicamos esta ley al aprendizaje de la lengua extranjera significa que, a una mayor inmersión de tiempo de repetición del acto de aprendizaje, mayor fijación del mismo se producirá en la mente del alumno. Esta es la única forma de memorizar el vocabulario y desde luego la más usada cuando se inicia la enseñanza de una lengua extranjera, «… they enjoy repetition because it gives them a sense of assurance and achievement (…) The love of repetition, common to all young children, is a feature of their natural games, stories and groups which is usefully applied to learning English» (Broughton y otros, 1978: 169-170). De ahí que la siguiente técnica más usada esté representada por actividades que implican la repetición oral que estos profesores normalmente trabajan utilizando pictogramas ya que el uso de la imagen y las ayudas visuales es fundamental en esta etapa. Esto permite además de trabajar el vocabulario, memorizándolo al repetirlo numerosas veces, y presentar sin ninguna dificultad vocabulario nuevo, puesto que los niños al ver los dibujos reconocen inmediatamente el significado de la palabra y la repiten sin necesidad de una explicación.

Esta asociación facilita y define el modo de trabajar de la memoria. Para Jiménez Catalán (1998: 808) se trata de: «… ayudarles a personalizar su aprendizaje, estableciendo un vínculo entre el recuerdo de lo aprendido y su soporte mnemotécnico. No obstante, conviene tener presente que no todas las palabras se prestan de igual modo a la visualización: en general las palabras concretas son más fáciles  de memorizar a través de imágenes visuales que las palabras abstractas». Beatriz Rodríguez López

La ventaja es que el vocabulario que trabajan los niños de estas edades es concreto en la mayoría de los casos y las pocas referencias abstractas que se estudian tienen que ver con la expresión de emociones que de alguna manera también son fácilmente representables; por ejemplo, para expresar alegría o tristeza se utilizan caras sonrientes o tristes al igual que para expresar los conceptos de «me gusta» o «no me gusta». Los profesores especialistas son conscientes de la importancia de la repetición como estrategia de aprendizaje a estas edades y, en este sentido, sus actividadesson muy variadas y muy dinámicas aunque con contenidos muy repetitivos.

El cuarto lugar lo ocupan los cuentos, técnica que es una de las más usadas enesta etapa y también lo es en las clases de lengua extranjera. Según Zaro y Salaberri(1993: 2): «A veces, el deseo infantil de contar una historia que se conoce es la mejor prueba de cuánto la disfruta». Todos, no importa la edad, disfrutamos con un cuento, porque abre nuestra mente a un mundo infinito de posibilidades. En función del modo de contar el cuento podemos diferenciar distintas subtécnicas. Estos profesores utilizan tres formas distintas de contar cuentos en el aula. La primera es leer textualmente un cuento clásico de un libro y a la vez combinar esta lectura con el gesto y las técnicas vocales. Una segunda posibilidad utilizada es la de contar los cuentos apoyándose en dibujos explicativos pintados en la pizarra que representan personajes u objetos clave en la historia y ayudan a clarificar la acción que desarrolla la trama del cuento. Es de destacar la profusión de colores utilizados por parte de los profesores, en estos dibujos, lo que los hace muy atractivos para el alumnado. La tercera consiste en contar el cuento apoyándose únicamente en la expresión corporal y vocal, con ayuda de la dramatización, es decir, usando gestos tanto manuales como faciales, movimientos corporales y sonidos, distintas voces, ruidos, onomatopeyas, etc. Los niños imitan los gestos que señalan los profesores, lo que, desde el punto de vista de la investigadora, facilita que el alumnado se introduzca en el cuento y preste la máxima atención. Es importante reseñar que, según la teoría del aprendizaje social de Bandura (1999), la mayoría de los aprendizajes se realiza preferentemente por imitación y observación. De ahí que memorice con facilidad las palabras clave que aparecen en el texto. Es fácil observar en los recreos como los niños pequeños utilizan palabras aprendidas en otros contextos. Sobre todo las utilizan para insultarse con la palabra «donkey», para saludarse «hello», para incidir sobre la conducta de sus compañeros «sit down», para despedirse «good bye»…

De estas tres técnicas usadas para relatar un cuento la más empleada es con diferencia la primera con el 8,29%. Este resultado se justifica dado que esta es la más sencilla desde el punto de vista de la comprensión y, sobre todo, de la puesta en práctica por parte del profesor, ya que a través de los dibujos que aparecen en las páginas del cuento, la significación de lo que el profesor cuenta en la lengua extranjera se clarifica instantáneamente. En O Rosal ocupa este mismo puesto con el 7,84%, en Tomiño el sexto con 7,33% y en Tui el segundo con 9,61%. Aunque esta primera es, con diferencia, la más empleada, se aprecia una secuencia en su uso. Normalmente se tiende a utilizar el libro las primeras veces que se narra un cuento. Una vez que la historia resulta familiar al alumnado, pasa a utilizar los dibujos en la pizarra donde se invita a los niños a participar, tanto con gestos como repitiendo frases cortas o palabras; esta dinámica aparece representada con el 1,75% (O Rosal, 1,47%, Tomiño, 1,57% y Tui, 2,18%). Y, por último, se recurre solamente a la expresión corporal y vocal ya que el alumnado conoce la información que se les va a transmitir y participa activamente en la narración del cuento. En este caso, el porcentaje es también del 1,75% (O Rosal, 3,27%, Tomiño, 0,52% y Tui, 1,31%).

 Esta última técnica es, quizás, la más motivadora para los niños, pero también la más exigente respecto al profesor. Éste debe esforzarse mucho más a la hora de hacerse entender. También requiere que el profesor desarrolle ciertas habilidadesexpresivas que, o bien posee de modo natural o debe entrenar; en cualquier caso debe estar preparado a desarrollar un tipo de actuación para el que no todos los profesores se encuentran capacitados o dispuestos, pues no es sencillo de preparar, requiere tiempo y unas ciertas dotes personales que a algunos profesores les resultan forzadas debido principalmente a problemas de timidez. A pesar de que son muchas las actividades que les resultan divertidas y motivadoras, esta es quizás la más atractiva para los niños pues disfrutan participandoen la actividad con gestos y repitiendo el vocabulario más típico.

Otra técnica muy utilizada son las canciones, que normalmente acompañan al aprendizaje del vocabulario, ya que refuerzan la repetición de palabras que los niños deben recordar. Los textos de estas canciones suelen ser muy simples y repetitivos. Esta repetición favorece la memorización de palabras nuevas y el afianzamiento de las ya conocidas.

 Es interesante observar que esta repetición resulta lúdica y motivante, puesto que los niños se divierten mientras memorizan. Es importante comentar, como afirma Jiménez Catalán (1998: 799), que la memoria es un factor fundamental, junto con la inteligencia, la actitud, la edad, la personalidad y la motivación que condiciona el aprendizaje de la lengua extranjera, y que a menudo no se incluye en ese grupo; para esta autora: «… es evidente que memorizar está estrechamente unido aproceso de comprender y al proceso de aprender. Este hecho se demuestra en la adquisición de la lengua materna al igual que en el aprendizaje de un idioma extranjero donde comprendemos y transmitimos mensajes gracias a nuestra capacidad para reconocer y comprender los fonemas, palabras y estructuras registradas con anterioridad

  1. LAS TÉCNICAS UTILIZADAS EN ESTE ARTICULO SON MUY INTERESANTES DEBIDO A QUE A LA EDAD DE 3 A 5 AÑOS ES EL TIEMPO IDÓNEO PARA QUE UN NIÑO (A) APRENDAN HABLAR UN NUEVO LENGUAJE, ES DE SUMA IMPORTANCIA QUE APRENDAN EN BASE A SUS RECURSOS Y TAMBIÉN CON LA TÉCNICA DE REPETICIÓN PAR LOGRAR SU MEMORIZACIÓN.

  2. Por lo que entiendo, el método tradicional es muy utilizado en la enseñanza de un idioma, y me suena lógico, porque con ayuda de la asociación el aprendizaje es mas rápido y sencillo, que como dice no es el único método, pero es interesante ver como si es utilizado y reafirmar que aun es vigente a pesar de las múltiple criticas que se le hace a la memorización

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s